16 junio 2011

Consejo loco al que lo quiera

No te fíes de los exámenes fáciles.

Esos que requieren
la mitad de tu esfuerzo,
ni un tercio de aquello
que costó tanto trabajo.

Esos que muestran la fácil
lección del aburrimiento,
el lazo de raso de la desgana.

Estate atenta porque suelen
juzgarte entonces por otras materias
marcarte a hierro con un sello
que no pertenece a tu dehesa.


Y no te culpes si te equivocaste
y ahora notas de esparto la mordaza

                       -Qué fácil el camino fácil- Sin embargo...

         Puedes decir que no,

                     escribir más

                             otra y una vez

                            de nuevo

                                                          siempre.



2 comentarios:

Ana dijo...

escribir una y otra vez... artista! :)

Ecnil dijo...

Guapa!!