13 agosto 2011

Noviembre ¿Te acuerdas?

Esta entrada del blog, contiene impulsos y reflexiones de unos cuantos días, y como sucede conmigo algunas veces es posible que no se entienda del todo, pero haré lo que pueda, y siempre me explico mejor con una cerveza así que acercase y tomársela conmigo.
Estaba yo acordándome de un folio, un poco descolorido porque le llovió una barbaridad un día saliendo de un ensayo de teatro, o de casa de Keeo al ensayo y luego a mi casa o algo así. Un folio que terminó siendo resguardado en una caja de "química" y que rescaté no ha mucho en un zafarrancho de limpieza. El folio era de Whalt Whitman, un extracto del libro "Hojas de hierba" la verdad es que no consigo acordarme de cual. 
Así he pasado un par de días buscando en internet y leyéndo cosas, a ver sí salía el " Hete aquí!" finalmente, y estoy en que no, pero han salido otras cosas.


Les dejo con ellas no sin antes comentar que el Noviembre del título viene de esta película, una que solíamos ver y comentar cuando lo del teatro, nosotros chicos.


Una hoja de hierba


Creo que una hoja de hierba, no es menos
que el día de trabajo de las estrellas,
y que una hormiga es perfecta,
y un grano de arena,
y el huevo del régulo,
son igualmente perfectos,
y que la rana es una obra maestra,
digna de los señalados,
y que la zarzamora podría adornar,
los salones del paraíso,
y que la articulación más pequeña de mi mano,
avergüenza a las máquinas,
y que la vaca que pasta, con su cabeza gacha,
supera todas las estatuas,
y que un ratón es milagro suficiente,
como para hacer dudar,
a seis trillones de infieles.
Descubro que en mí,
se incorporaron, el gneiss y el carbón,
el musgo de largos filamentos, frutas, granos y raíces.
Que estoy estucado totalmente
con los cuadrúpedos y los pájaros,
que hubo motivos para lo que he dejado allá lejos
y que puedo hacerlo volver atrás,
y hacia mí, cuando quiera.
Es vano acelerar la vergüenza,
es vano que las plutónicas rocas,
me envíen su calor al acercarme,
es vano que el mastodonte se retrase,
y se oculte detrás del polvo de sus huesos,
es vano que se alejen los objetos muchas leguas
y asuman formas multitudinales,
es vano que el océano esculpa calaveras
y se oculten en ellas los monstruos marinos,
es vano que el aguilucho
use de morada el cielo,
es vano que la serpiente se deslice
entre lianas y troncos,
es vano que el reno huya
refugiándose en lo recóndito del bosque,
es vano que las morsas se dirijan al norte
al Labrador.
Yo les sigo velozmente, yo asciendo hasta el nido
en la fisura del peñasco.


(Extracto de un poema de Whalt Whitman versión de León Felipe)

2 comentarios:

Flor de Sueño dijo...

Qué tiempos aquellos, eh?! ;)

Ecnil dijo...

Uh!!
Tiempos!!