27 septiembre 2011

De dualidades está el mundo lleno

No recuerdo la de veces que he maldito la sangre
que me cambia con la luna cada mes.

Cuantas renegado del barrer, del rosa
de la espalda recta y manos quietas.
Espantado las nubes que huelen o no
y arrastrado hasta el infierno los
fantasmas que nos pretenden
como callados culos prietos.

Y ahora más
          lo uno y su reverso.


Pinto de rosa un beso, friego
los amores y las calles, sólo
si tengo un pie hundido y fresco
en barro negro.


Y que les den bien duro a los dualistas
y que les sangre a ellos la consciencia.

2 comentarios:

Alma dijo...

Te he agregado a mi lista de mejores amigos, para qué? pues para no perderme ninguno :)

Ecnil dijo...

Que bonica que eres mi Arma! ;)