11 marzo 2007

INDUCCIONES

Allí estaba , queda, completa

sin perturbación,

sin operador aplicado.

Cercana a la felicidad irreal

como a otra cosa,

antes de que el observador humano

la cuantificase,

tenía su esencia.

Su todo.

Ahora sólo sueña con llegar a ser

inexacta e incompleta combinación

lineal de autofunciones,

Que el observador sabe por marearla

y experimentar con ella.

Nunca más real, exacta, completa

ahora aproximada, integrada

por partes. se deja probar

y comprobar. Y hacer y deshacer.

Sabiendo que sólo

es cuando no es.

Y quizás alguno se dio ya cuenta.





PD. No sé porqué no me reconoce el símbolo fi mayúscula, (o sí lo se pero no te lo diré como decía el juego del teléfono rosa...) pero esta noche no voy a cambiarlo, si lo lees el dibujo extraño que el blogger pone donde debía estar fi cambialo por aquello que te guste.

Be...

2 comentarios:

ana dijo...

Rosa? La tensión entre lo que perdura y lo que acaba...

¿Las oyes cómo piden realidades,
ellas, desmelenadas, fieras,
ellas, las sombras que los dos forjamos
en este inmenso lecho de distancias?
Cansadas ya de infinidad, de tiempo
sin medida, de anónimo, heridas
por una gran nostalgia de materia,
piden límites, días, nombres.
No pueden
vivir así ya más: están al borde
del morir de las sombras, que es la nada.
Acude, ven conmigo.
Tiende tus manos, tiéndeles tu cuerpo.
Los dos les buscaremos
un color, una fecha, un pecho, un sol.
Que descansen en ti, sé tú su carne.
Se calmará su enorme ansia errante,
mientras las estrechamos
ávidamente entre los cuerpos nuestros
donde encuentren su pasto y su reposo.
Se dormirán al fin en nuestro sueño
abrazado, abrazadas. Y así luego,
al separamos, al nutrirnos sólo
de sombras, entre lejos,
ellas
tendrán recuerdos ya, tendrán pasado
de carne y hueso,
el tiempo que vivieron en nosotros.
Y su afanoso sueño
de sombras, otra vez, será el retorno
a esta corporeidad mortal y rosa
donde el amor inventa su infinito.

Para ti... de Pedro Salinas :)

Ecnil dijo...

Te sentí cerca amiga, gracias ahora por acercarte de nuevo.

Un beso