24 julio 2011

Pienso con las yemas de los dedos

Ya comenté cuando vine de Cádiz que estaba enamorada de una ciudad y una librería y que me había comprado dos libros, porque doce no podían ser, y que me propuse entonces, y mantengo ahora, sacar divagaciones propias, sembrar algo, en los aerolitos de Ory. Hoy escogí otro.

       "Pienso con las yemas de los dedos"

De la serie... Pienso luego existo de Ory, mi preferido sin duda es "Pienso luego vacas" pero me hace tanta gracia que no me deja escribir, literalmente. Se me mueve la barriga y me tiembla el teclado. Así que pienso con las yemas de los dedos es el elegido finalmente, porque tiene que ver con el teclado, y con el tacto, que yo soy muy toquetosa también y con el pienso y las vacas a su modo. Pero el resultado mío no saldrá hoy... No saldrá hoy porque tiene que cocinarse, y en Prusia las cosas tienen su tiempo.

Gute Nacht!

P.D. Suelo poner imágenes de un tiempo a esta parte porque si no nadie responde nada, estrategia comercial baratuna, sí pero es que los que escribimos por necesidad también tenemos nuestro corazoncito, el caso es que si pones yemas de los dedos en google, salen yemas arrugadas, sangrantes o toquetosas y... Creo que queda a vuestra imaginación...

2 comentarios:

Fernando dijo...

Es que tocar, casi siempre es placentero. Es tacto es uno de los mejores sentidos, en mi opinión.

Ecnil dijo...

Por ahí andaba! Nos vemos en nada ya eh!! :D